MEDIACIÓN INTRAJUDICIAL EN LOS JUZGADOS DE FAMILIA DE A CORUÑA

El pasado 18 de noviembre de 2015 el Colegio de Abogados de A Coruña, el Consejo General del Poder Judicial,  Vicepresidencia y Consellería de Presidencia, Administracións Públicas e Xustiza, la Consellería de Política Social, el Ministerio Fiscal y el Colegio de Psicólogos de Galicia, firmaron un CONVENIO DE COLABORACIÓN PARA LA PUESTA EN MARCHA DE UN PROGRAMA PILOTO DE MEDIACIÓN INTRAJUDICIAL FAMILIAR EN A CORUÑA.

El programa ha entrado en funcionamiento la semana pasada. Así que, estamos de celebración porque por fin el ciudadano tiene a su disposición otra manera de resolver sus diferencias en un ámbito tan íntimo como es el familiar.

La mediación no es más que una forma distinta de resolver las diferencias que puedan existir entre las parejas en el momento de la ruptura, durante el proceso de ruptura y después de la ruptura.

La mediación nos ofrece un espacio para poder dialogar (hablar y escuchar) y trabajar (proponer y valorar) con la otra parte, para buscar un acuerdo en el que ambas partes salgan ganando.

La ruptura de una pareja es algo traumático para los que la forman pero también para los hijos. No siempre hemos podido darnos un lugar y un tiempo para hablar con el otro y  para escuchar al otro desde el respeto. Fruto de ese espacio, de ese tiempo, y por supuesto, de las habilidades del mediador para conseguir el reconocimiento mutuo de la pareja, es posible conseguir un acuerdo con el que salga ganando la pareja que se rompe, pero sobre todo los hijos.

Así que, anímense, aprovechen esta oportunidad y soliciten que les deriven su caso a mediación.  ¿Cuándo? en cualquier fase del procedimiento  antes de la vista, pero también después de la vista, en las ejecuciones. Si algo me ha enseñado la experiencia de 22 años de ejercicio es que el procedimiento judicial acaba agotando a las partes, y pocas veces salen contentos, pues a veces, aún ganando la batalla judicial,  han perdido muchas cosas por el camino.

Pero si tienen dudas y no se atreven a solicitarlo, y quien les deriva es un juez, no lo vean como una imposición, sino como una oportunidad de conocer otra forma de solucionar las diferencias que tienen con su pareja. La grandeza de la mediación es que no es obligatoria. Vayan con la mente abierta, escuchen y vean si este sistema les puede servir. Igual se encuentran con una sorpresa, igual no, o igual simplemente se encuentran con que en este momento no les sirve, pero sí puede servirles en otro momento, y esto seguro que les da, por encima de todo,  libertad, porque uno se siente libre cuando sabe que tiene varios caminos y puede escoger el que mejor le va en cada momento.

                                                                                                                       MARÍA JESÚS FERREIRO VIÑA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *